Trucos para cuidar tu colchón y que dure más Tendencias
Redactor
Armando Rubio
colchón,trucos,consejos

Trucos para cuidar tu colchón y que dure más



Descubre cómo cuidar tu colchón para conservarlo en estado óptimo durante el máximo tiempo posible y tener un descanso de calidad.

La compra de un colchón es una decisión muy meditada. Cada persona tiene una particular forma de dormir y es importante dedicar tiempo en buscar y probar el modelo que mejor se adapte a cada uno. Pero después de esta inversión de tiempo y dinero, son muchas las personas que se olvidan del colchón hasta que empiezan a sentir molestias en la espalda.

El cuidado del colchón debe ser una tarea constante si queremos que dure entre 7 y 10 años que es el tiempo recomendado por los fabricantes para cambiar de colchón. Con unos sencillos cuidados, que no te llevarán mucho tiempo y son fáciles de incorporar a tu rutina diaria, conseguirás que se mantenga en óptimas condiciones para cuidar de tu salud física y mental. O, ¿no es verdad que si no duermes bien estás de peor humor y cansado?

Los expertos en interiorismo Muebles Romerohogar nos dan las claves para cuidar los colchones para que duren más tiempo y en las mejores condiciones para alcanzar un sueño de calidad en favor de nuestro bienestar.


1. Utiliza una funda protectora

Para ahorrarte un disgusto por una mancha imposible de eliminar o por el derrame de algún líquido sobre el colchón, apuesta por una funda protectora del colchón. Escoge modelos impermeables y transpirables que se puedan lavar fácilmente en la lavadora.

También puedes comprar un cubrecanapé para proteger la base de la cama del polvo, roces y de cualquier tipo de manchas.

Una vez a la semana se recomienda lavar las sábanas a 60 grados para eliminar cualquier ácaro o bacteria que esté impregnado en ellas.

2. Ventilación a diario

Al dormir, la transpiración, saliva y otros flujos pueden traspasar las sábanas provocando humedad en el colchón. Por ello, al levantarte cada mañana, retira las sábanas de la cama, abre la ventana del dormitorio y deja que el colchón se ventile entre 10 y 20 minutos.

Al hacerlo, eliminarás ácaros, hongos y bacterias provocados por la humedad, evitarás malos olores y contribuirás a que no se deforme el colchón.


3. Limpieza eficaz contra las manchas

Sobre los colchones se acumulan microorganismos que hay que limpiar por un tema de higiene, salud y mantenimiento óptimo.
 
Aprovecha el cambio de sábanas semanal para pasar un aspirador sobre la superficie del colchón, incidiendo en las zonas de los bordes de las esquinas donde se suele acumular más suciedad.

Cada 6 meses y coincidiendo con el volteo del colchón realiza una limpieza más a fondo. Puedes espolvorear toda la superficie con bicarbonato de sodio, dejar actuar unas 2 – 3 horas y retirar con el aspirador con la boquilla especial para tapicería.

En caso de manchas de líquidos, se recomienda actuar con rapidez para que no humedezca el colchón. Cuando las manchas lleven ya un tiempo, prueba a mezclar agua con jabón líquido y esparce la espuma resultante con movimientos circulares sobre la zona afectada. El vinagre blanco es muy efectivo contra las manchas de orina, mientras que el agua oxigenada funciona muy bien en las de sangre.

4. Voltear y girar

Una de las principales causas del cambio del colchón es su deformación. Para evitarlo, es imprescindible girarlo y voltearlo con regularidad. Lee siempre las indicaciones del fabricante que te dirá cuando hacerlo y ten en cuanto que durante el primer año hay que hacerlo con más frecuencia.

Cada seis meses, se recomienda girar el colchón, es decir, intercambiar la pieza del cabecero por el piecero. Y a los tres meses de cada giro, es aconsejable voltearlo, o lo que es lo mismo, cambiar la cara superior por la inferior. Este último movimiento queda descartado en colchones de una sola cara y en algunos de muelles. Al voltearlo comprueba si tu colchón tiene un lado de invierno y otro de verano y cámbialo en cada estación.

5. Elegir la base más adecuada
Un colchón forma parte de un sistema de descanso. Sin un buen equipo que lo rodee, es más fácil que se estropee antes. Por ello es imprescindible elegir una base que se adapte al modelo de colchón.

Las bases pueden ser articuladas o no; tipo somier o canapé. ¿Cuál es la mejor para tu colchón?

Los colchones viscoelásticos aceptan cualquier tipo de base siempre que se opte por un modelo de gama media o alta.

En el caso de un colchón de látex, lo más adecuado es un somier de láminas, pero nunca una base cerrada.

Por el contrario, los de muelles alargarán su vida si apuestan por una base cerrada tipo canapé.

Con estas pautas fáciles de llevar a cabo, conseguirás alargar la vida útil de tu colchón mientras cuidas de tu espalda y tu salud con un sueño de calidad.

fotogaleria-399.jpg
fotogaleria-400.jpg



Te llamamos