Blog

Las claves para visitar una vivienda.
Las claves para visitar una vivienda.
Actualidad

Las claves para visitar una vivienda.



Ya sea para comprar o alquilar, la primera visita a una casa es crucial para tomar la decisión. Por eso, debes repasar aspectos esenciales y fijarte en cada detalle.

Buscar una vivienda es una aventura. La ilusión y la necesidad de elegir la casa correcta se mezclan. Son el combo completo cuando se juntan con la falta de tiempo o información.

Por eso, prestar atención y analizar la vivienda es esencial a la hora de realizar una inversión tan importante. Te contamos qué debes tener en cuenta. ¡Toma nota!

Una vez que ya hemos hecho los deberes de buscar. Ahora hacemos una preselección de las casas que nos gustan, cumplen nuestras expectativas y se ajustan al presupuesto. Para ello, revisa bien el anuncio y apunta todas las dudas que te surjan.

Ya sí. Toca la visita. Dedícale el tiempo necesario. Inspecciona con tranquilidad. Es recomendable planear una sola cita al día. Y mucho mejor si vas con compañía. Céntrate en los puntos a valorar para crear tu nuevo hogar.

Conoce el barrio y el entorno.

¿Te gusta la zona? La situación de tu casa es lo principal. Mira las distancias a los lugares a los que vas de manera recurrente, qué servicios locales tienes a disposición, aparcamientos, obras cercanas… Todo aquello que pueda influir en tu vida.

Puedes dar paseos, hablar con gente y apreciar el día a día del barrio.

Atiende a la orientación.

Hay personas que les dan más importancia que otras, pero la orientación influye en muchos aspectos: la luminosidad, temperatura, humedad y, sobre todo, el consumo. Tener preferencia por norte, sur, este u oeste depende también de tus gustos, sin embargo, en la región de Andalucía la más común es la orientación sur. Con ella, el sol es protagonista en la mayoría de horas del día en invierno, primavera y otoño.

Analiza el exterior y la comunidad.

Observa el mantenimiento del edificio: si está deteriorado o viejo; cómo es el acceso en caso de que haga mal tiempo y si tiene aparcamiento. Mira los tejados y las juntas. El aislamiento es fundamental. Y también lo es la seguridad, por eso revisa el cierre de las puertas, el sistema de alarma y las salidas de emergencias.

Otro punto a investigar es la comunidad. Pregunta al propietario actual, vecinos y vecinas o al administrador de la finca sobre los pagos, obras y mantenimiento realizados y previstos.

Superficie y distribución.

Consulta la superficie útil y la construida. También ten en cuenta los espacios comunes: piscina, zonas ajardinadas, garaje, trastero, etc.

Valora si la distribución de las habitaciones resulta cómoda para tu estilo de vida. En el caso de que las estancias no sean de tu gusto, verifica qué muros son de carga por si quieres hacer obras.

Evalúa los suelos, muebles y accesorios. Es necesario que te fijes en su estado para saber si debes reformar.

Toca, prueba y mide.

Desde el porterillo y el timbre, hasta enchufes y llaves de luz. Pruébalo todo. Incluso, fíjate en las dimensiones de las entradas para la hora de hacer la mudanza.

Escucha ruidos y sonidos.

Escucha con atención. En las comunidades de vecinos el ruido suele ser uno de los mayores problemas. Pueden ser estruendos de la calle o sonidos de la propia vivienda, como el aire acondicionado, las puertas, los grifos, etc.

Si preguntas a algún vecino podrá contarte si hay algún piso más ruidoso, por ejemplo. Además, visita la casa en distintos momentos del día.

Revisa la habitabilidad e instalaciones.

Mira y pregunta por la iluminación de las habitaciones, aislamientos, ventilación, circuito de agua, instalación eléctrica y climatización. Observa techos, ventilación en la cocina y baños, radiadores, luz, azulejos, los sanitarios, etc. Revisa la instalación eléctrica y la de gas.

Comprueba la presión del agua en todas las salidas y asegúrate que sale caliente y fría. También los desagües. Un desperfecto o mal funcionamiento te podría suponer una inversión de dinero más tarde.
 
Revisa suelos y superficies.

En el caso de ser una vivienda de obra nueva, podrás solicitar la memoria de calidades. Con ella comprobarás en detalle que todo se corresponde con lo que ves.

Los materiales cambian la estética, pero también son funcionales. Piensa si se ajustan a tus necesidades, según el tiempo que vas a pasar en casa y tus preferencias.

Presta atención a los olores.

Pon todos tus sentidos en marcha. Vigila patios de luces y terrazas, ventanas y armarios empotrados. Fíjate en techos y paredes por si hubiera humedades.

Examina el Certificado de Eficiencia Energética.

Pide el Certificado de Eficiencia Energética. Es obligatorio que el propietario lo tenga. Además, es vital hoy en día por conciencia ambiental y ahorro económico. La eficiencia energética optimiza el consumo energético.

Último consejo: pregunta con curiosidad y escucha con detenimiento. Tienes que conocer todos los pros y contras. ¿Cuánto tiempo lleva en venta? ¿Cuántas personas han vivido aquí? ¿Cuándo se hizo la última reforma? Todo lo que se te ocurra. Puede que estés visitando tu próximo hogar.

Si actualmente estás buscando un nuevo hogar, no dudes en contactarnos y agendar una cita con nuestros agentes inmobiliarios de la zona. ¡Te ayudaremos a encontrar el hogar que necesitas!



Te llamamos